martes, 17 de abril de 2018

La amenaza de los robots asesinos: "Pronto los veremos cazar y matar a humanos"



Imaginemos un tranvía camino de una intersección", plantea el científico. "En el cruce hay un hombre que puede controlar el cambio de vías. En una de ellas hay una persona atada en el carril, como en las viejas películas de cine mudo, y morirá si el tranvía avanza en su dirección. No habrá problema si el hombre que controla el cambio de agujas desvía la ruta. Pero... ¿qué pasa si en la otra vía no hay una, sino dos personas atadas? ¿Qué haría entonces el ser humano? ¿Y si una de las personas es pariente suyo? ¿Y si en la otra vía hay una mujer embarazada? Fíjese en la cantidad de variantes que puede valorar el hombre... ¿Podría valorarlas el tranvía por sí solo?".



El dilema, un experimento clásico del pensamiento ético, lo recupera ahoraGuillermo Simari, doctor en Ciencias por la Universidad de Washington y Catedrático de Inteligencia Artificial y Lógica computacional en la Universidad Nacional del Sur de Bahía Blanca (Argentina). En el año 2015 organizó en Buenos Aires la Conferencia Internacional de Inteligencia Artificial, el congreso más importante sobre la materia. Allí se presentó una primera carta firmada por más de 1.000 científicos, técnicos y pensadores, entre ellos Elon MuskStephen Hawking o Noam Chomsky, en la que se alertaba de la amenaza de una "tercera revolución bélica". Después de la pólvora y las armas nucleares, llegan los robots asesinos. Las "armas autónomas", en terminología técnica.
El
Cambien el tranvía por un dron, un soldado ciborg o un terminator y, al señor amarrado a las vías del tren por cualquier eventual víctima en un conflicto. ¿Quién decide?
"Para evitar un futuro en el que los robots asesinos, y no los humanos, tomen las decisiones, los gobiernos deben actuar ahora", asegura Mary Wareham, miembro de la ONG Human Rights Watch y coordinadora de la Campaña 'Stop Killer Robots', que lleva desde 2013 peleando para trasladar la reclamación de los expertos hasta las Naciones Unidas. Esta semana lo ha conseguido. Hoy finaliza en Ginebra la segunda cumbre del grupo de expertos gubernamentales sobre armas convencionales en la que representantes de más de 80 países debaten un nuevo tratado internacional que prohíba el desarrollo, la producción y el uso de armamento totalmente autónomo antes de 2020.

El pasado lunes se discutió la definición de este tipo de munición y las implicaciones del término "letal" y el miércoles, la necesidad de mantener el control humano sobre los robots.
EEUU, Rusia, China e Israel defienden la tecnología. Francia y Alemania han cambiado su postura en las últimas semanas para promover medidas que no pasen necesariamente por la restricción total. Y España se ha limitado a respaldar la existencia de la comisión.
"Los países más comprometidos (sólo 22 apoyan inequívocamente la prohibición) son los que no tienen la tecnología para desarrollar este tipo de armas, por ejemplo los países latinoamericanos o los africanos, porque ven que las potencias más grandes podrían poner a prueba este armamento en conflictos como los que se llevan a cabo en este momento en Oriente Medio o en África", alerta Camilo Serna, portavoz de la campaña. "Nuestra mayor preocupación es que las armas autónomas se desplieguen antes de que exista una regulación y comiencen a causar víctimas".

El CBU-97 Sensor Fuzed Weapon es una bomba de racimo del ejército americano. Según los expertos, la más avanzada del mundo. Un arma guiada de precisión equipada con electrónica inteligente para localizar y alcanzar objetivos y programada para reconocer y bloquear ella sola el hardware militar enemigo y destruirlo.
El Sea Hunter es un cazador estadounidense de submarinos que avanza sin tripulación,Taranis es el nombre de un dron británico que puede realizar tareas de vigilancia y espionaje, marcar objetivos, transportar armas, realizar fotografías aéreas y atacar en territorio hostil. Todo sin un piloto en su interior. Harpy es un arma autónoma desarrollada por la industria aeroespacial israelí que "dispara y olvida". La arpía detecta, ataca y destruye sin ayuda de nadie los emisores de radar enemigos.

Y así hasta 381 sistemas distintos de armamento autónomo ha contabilizado en todo el mundo el Instituto Internacional para la Investigación de la Paz de Estocolmo(Sipri) en su último informe. La mayor parte de ellos son propiedad de Israel, Rusia o EEUU.
Jean-Charles Ledé es uno de los máximos responsables de la Agencia americana de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa, creada tras la Guerra Fría. En 2015 aseguró que el objetivo de su programa de drones era poder "cazar en manada, como los lobos". Sólo en su primer año en la Casa Blanca, Barack Obama autorizó más ataques de drones (54) que George Bush en sus últimos cuatro años de mandato. Entre 2009 y 2011 las víctimas de los aviones americanos no tripulados oscilaron entre las 1.324 y las 2.348, según los datos de la New American Foundation.
"Uno puede desear que no se haga, igual que uno desearía que no existiesen las armas atómicas, pero si no se ha podido controlar el uso de uranio, cómo vas a controlar el de software. El genio salió de la botella y es muy difícil que vuelva a entrar", lamenta el doctor Simari.
Coinciden todos los expertos en que construir un arma autónoma es mucho más fácil que construir un coche sin conductor. "Sin embargo, las armas autónomas son armas de destrucción masiva con una capacidad ilimitada de crecer a escala", denuncia Stuart Russell, profesor de Ciencias de la Computación en la Universidad de California en Berkeley y uno de los firmantes de una nueva carta remitida a la ONU en 2017. "Las armas autónomas letales permitirán que el conflicto armado se dispute a una escala mayor que nunca, y en periodos de tiempo más rápidos de lo que los humanos pueden comprender. Pueden ser armas de terror, armas que los déspotas y terroristas usen contra poblaciones inocentes, y armas pirateadas para comportarse de maneras no deseadas. No tenemos mucho tiempo para actuar", alerta el texto. "Una vez que se abra la caja de Pandora, será difícil cerrarla"

La semana pasada, Russell y otro medio centenar de expertos en Inteligencia Artificial anunciaron también su decisión de boicotear cualquier actividad académica relacionada con el Instituto Avanzado de Ciencia y Tecnología (KAIST), una de las más prestigiosas universidades estatales surcoreanas, por su proyecto para desarrollar armas autónomas que podrían convertirse en "instrumentos del terror".
"Es fácil entender que un arma autónoma no necesita de un supervisor, por lo que puede disparar tanto como quiera, de la misma forma que Google responde más de un billón de consultas al año, mediante el despliegue de millones de computadoras que funcionan de forma autónoma en paralelo", explica Russell.
Su visión no es compartida por toda la comunidad científica. Hay expertos que consideran que no se puede frenar el desarrollo de la inteligencia artificial y que siempre podrá ser controlada por los humanos. Ricardo Rodríguez, investigador de laUniversidad de Buenos Aires, es uno de los que rechaza el alarmismo. "Parece que estamos cerca del Apocalipsis con la robótica, pero lo cierto es que estamos lejos de hacer robots bélicos asesinos. Hace 20 años se hablaba del peligro de la clonación y fíjese cómo estamos ahora", aseguraba en la conferencia de 2015.
Los gobiernos partidarios del armamento autónomo defienden igualmente que, en último término, es mejor enfrentar a robots que a seres humanos. Stuart Russell lo rebate. "Supongamos que los robots españoles hubieran vencido a los robots ingleses en 1588. ¿Creen que Inglaterra se hubiera rendido y aceptado una monarquía católica española en Londres?", se pregunta el profesor de Berkeley. "También podrían argumentar que las guerras se pueden resolver jugando al fútbol o con una partida de parchís... Una vez que los robots de un país sean derrotados, los robots del enemigo procederán a atacar a soldados y civiles humanos, hasta que se destruya toda la resistencia".
Más allá del plano científico, la tecnología plantea un debate jurídico, discutido también este miércoles en la ONU. Los profesores de Derecho Internacional Cesáreo Gutiérrez Espada y María José Cervell presentaron un estudio en 2013 sobre las consecuencias legales del uso de armas autónomas y concluyeron que no existe seguridad alguna de la capacidad de un robot autónomo para cumplir principios básicos del Derecho Internacional y de los derechos humanos, "en particular los principios de distinción, discriminación o proporcionalidad".
Y además, como sostienen desde 'Stop Killer Robots', "no hay tribunales para juzgar a una máquina".
Para Guillermo Simari el único freno posible puede llegar desde la ética. "No soy optimista con respecto al control, pero sí respecto al desarrollo de sistemas que tengan embebidos ciertos componentes de ética en el uso. Porque ya hay armas que deciden disparar o bombardear prácticamente solas, la tecnología ya lo permite. Todo lo que posibilita que los coches sean autónomos sirve también para hacer armas autónomas. No se puede desarrollar algo sólo para el bien. Uno puede utilizar un cuchillo para cortar pan o para matar a alguien. Todas las aplicaciones son para el bien y para el mal. Pasó con la química o la genética, hasta con Facebook. Todo lo que hacemos en Ciencia tiene al menos un par de aplicaciones y el freno debe venir desde la moral, desde nuestra educación".
¿Hay optimismo entre los científicos respecto a las resoluciones de la ONU? Responde Stuart Russell: "Creo que hay menos de un 50% de posibilidades de que las negociaciones de la ONU en Ginebra consigan un acuerdo lo suficientemente rápido como para evitar que el armamento autónomo se fabrique y se despliegue ampliamente. Y una vez que esto suceda, será muy difícil retroceder".
- ¿Veremos en un futuro cercano guerras entre robots como en las películas de ciencia ficción?
- Es mucho más probable que pronto veamos a robots cazando y matando humanos. Y entonces echaremos de menos los "buenos viejos tiempos" de las armas convencionales.



domingo, 15 de abril de 2018

CONSUMO DE CARNE Y RIESGO DE CÁNCER




El 26 de Octubre de 2015 se difundió en los medios de comunicación y las redes sociales una noticia que causó un gran revuelo mediático: la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificaba la carne procesada como cancerígena y la carne roja como probablemente cancerígena. Como es natural, el hecho de relacionar el riesgo de cáncer con un alimento de la dieta habitual, puede generar cierto grado de alarma y dudas. En este post trataremos de contestar a algunas cuestiones de interés en torno a esta noticia.

La noticia recogía el resultado de la evaluación de la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC, International Agency for Research on Cancer), organismo dependiente de la OMS, sobre el consumo de carne roja y carne procesada. En esta evaluación intervinieron 22 expertos procedentes de 10 países, que consideraron más de 800 estudios realizados durante los últimos 20 años en muchos países y poblaciones con dietas diversas. Los resultados más influyentes provienen de grandes estudios en los que se ha seguido durante años a miles de personas. Las principales conclusiones del informe son las siguientes:


  • La carne roja se clasificó como probablemente cancerígena para los humanos (Grupo 2A). El tipo de cáncer con el que se ha asociado el consumo de carne roja es principalmente el cáncer de colon y recto, pero también el cáncer de páncreas y el cáncer de próstata.
  • La carne procesada se clasificó como cancerígena para los seres humanos (Grupo 1), basada en evidencia suficiente en humanos de que el consumo de carne procesada causa cáncer de colon y recto. También se observa una asociación con el cáncer de estómago, pero la evidencia disponible no es concluyente.
  • Los expertos concluyeron que el riesgo de cáncer colo-rectal aumenta un 18%por cada 50 gramos de carne procesada consumida diariamente.

Qué sabíamos ya sobre el consumo de carne y el riesgo de cáncer?


Los resultados de esta evaluación no han sorprendido a la mayoría de profesionales que habían estudiado la relación entre el consumo de carne y cáncer, tanto nutricionistas, como epidemiólogos e investigadores en el ámbito de la oncología. La mayoría de investigaciones realizadas y publicadas durante los últimos años apuntaban en la misma dirección que las conclusiones de este informe.

Qué hace que la carne pueda causar o aumentar el riesgo de cáncer?

La carne tiene una serie de componentes que al añadir compuestos para su preservación (sobre todo nitritos) como ocurre frecuentemente en las carnes procesadas pueden originar la formación de compuestos N-nitroso, especialmente las nitrosaminas. Además, la carne aporta elementos (hierro hemo, proteínas, mioglobina) que por la acción conjunta del medio ácido del estómago y las bacterias del tracto digestivo pueden dar lugar a la formación de nitrosaminas y nitrosamidas, mediante un proceso conocido como nitrosación endógena. Diversas nitrosaminas y nitrosamidas son reconocidos como potentes cancerígenos

En la carne (tanto roja como procesada), al cocinarse a temperaturas elevadas, y especialmente cuando está en contacto directo con la llama o con la superficie caliente, pueden formarse substancias químicas como los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) y las aminas heterocíclicas (AHC). La carne puede contener también trazas de contaminantes ambientales persistentes que tienden a acumularse en la grasa corporal, así como sustancias que puedan haberse utilizado en el proceso de cría del ganado (por ejemplo anabolizantes y hormonas). En la carne roja también se ha encontrado un compuesto (ácido N-glicolilneuramínico o Neu5Gc) que tiene efectos pro-inflamatorios. Todos estos compuestos han mostrado que pueden ser cancerígenos en estudios experimentales.

Finalmente, independientemente de los procesos de preservación o de elaboración y cocinado, la carne roja tiene, en relación a otros grupos de alimentos, un contenido relativamente elevado de grasas saturadas. Algunos estudios experimentales sugieren que un exceso de grasas saturadas puede ser un factor promotor de ciertos tipos de tumores.

Carne roja’ se refiere a todos los tipos de carne muscular de mamíferos, tales como la carne de res, ternera, cerdo, cordero, caballo o cabra.

Carne procesada’ se refiere a la carne que ha sido transformada mediante salazón, curado, fermentación, ahumado u otros procesos para mejorar su sabor o su conservación. Además de diversos tipos de carnes rojas, la carne procesada también puede contener carne de aves, vísceras, o subproductos cárnicos tales como la sangre. Algunos ejemplos son: embutidos, salchichas tipo frankfurt, jamón, carne en conserva, cecina, así como carne en lata, y las preparaciones y salsas a base de carne.


Ex director del FBI compara a Gobierno de Trump con la Mafia


Los comentarios de James Comey, exdirector del FBI, generaron una tormenta política en Washington

Una lealtad mayor, verdad, mentiras y liderazgo', el libro publicado por el exdirector del FBI James Comey, ni siquiera ha salido a la venta, pero los primeros apartes del texto, divulgados este viernes, ya generaban toda una tormenta política en la de por sí convulsionada Washington.

El libro está en buena parte dedicado a la relación entre Comey y el presidente Donald Trump. En particular, a las circunstancias que condujeron a su polémico despido de esta agencia de inteligencia cuando investigaba la intervención de Rusia en las elecciones presidenciales del 2016 y el posible nexo de la campaña del hoy mandatario con el Kremlin para tratar de influir en los resultados.

El exdirector asevera que el mandatario siempre negó las acusaciones, pero luego, en otro aparte, afirma no entender por qué Trump se había abstenido hasta hace muy poco de criticar al presidente ruso, Vladimir Putin, y sugiere que quizá tenga que ver con algún tipo de información que quiere que se haga pública.

Como se recuerda, Trump destituyó a Comey luego que este dijo ante el Congreso que su campaña estaba siendo investigada. Si bien al hacerlo esgrimió otras razones, en una entrevista reconoció que había sido por la ‘cuestión de Rusia’. La destitución y los motivos dados provocaron un gran escándalo que terminó en el nombramiento de un fiscal especial para que continuara la investigación.

En uno de sus apartes, Comey cataloga al mandatario estadounidense de comportarse como un “mafioso”, “ególatra” y “mentiroso compulsivo”. "Un círculo de silencios en el que todos asienten y el jefe tiene total control. La visión mundial de nosotros contra ellos. Las mentiras permanentes en cosas grandes y pequeñas al servicio de un código de lealtad que pone a la organización por encima de la verdad y la moral”, dice Comey, haciendo un paralelo con las estructuras mafiosas que le tocó combatir durante sus primeros años en la agencia de inteligencia.
Asimismo, describe a Trump como una persona “deshonesta” y ajena a la verdad y el valor de instituciones como el FBI, que antes ha querido socavar. Comey asegura además que Trump estaba obsesionado con la supuesta historia de un video grabado por los rusos en el que el presidente observa cómo unas prostitutas orinan sobre una cama.

Desde entonces, el presidente se la ha pasado llamando a la pesquisa una “cacería de brujas”, y corre el rumor de que el mandatario estaría próximo a destituir al fiscal especial. Pero si lo hace, los republicanos han advertido que podría desatarse una crisis constitucional comparable al Watergate.

Las reacciones de Trump sobre el libro no se hicieron esperar, y catalogó este viernes a Comey de “mentiroso despreciable”. “James Comey es un probado soplón y mentiroso. Todo el mundo en Washington pensaba que debía ser despedido”, escribió en su cuenta de Twitter. Además, hay toda una campaña en marcha, organizada por su propio partido, para desprestigiar al exdirector. Tanto que, sin conocer aún los detalles del libro, el Comité Nacional Republicano creó una página web llamada ‘Comey el mentiroso’, para atacar su credibilidad.

Todo el drama que ha girado en torno a su publicación llevó el libro de Comey al número uno en el listado de Amazon, y la editorial Macmillan tiene listas ya 850.000 copias pues cree que será uno de los best sellers del año.

sábado, 14 de abril de 2018

Salmo 51




Tráfico de órganos, el negocio que lucra con la vida



El tráfico de órganos en Italia, Brasil y Palestina tiene un denominador común: la participación de ex funcionarios israelíes pillados con las manos en la masa. La justicia no llega para un número indeterminado de familias que perdieron a sus hijos y cuyos cuerpos fueron encontrados abiertos, sin riñones; otros, con engaños, fueron trasladados a Sudáfrica, donde también fueron sacrificados.

Un negocio Bajo el nombre falso de “extracciones”: desde Palestina hacia Italia, pasando por Brasil. La realidad es una construcción social. Sin embargo, es imposible ocultar la verdad.
Italia es el país donde la demanda y la oferta de órganos humanos se mueven desde la sombra desde hace muchas décadas. Y esto, gracias a la impunidad que cubre las actividades ilegales y criminales sionistas, que han sido protegidas por integrantes de los servicios de inteligencia militares de Tel Aviv.
Las barbas y las pelucas finas que ocultan la Estrella de David son culpables de grandes atrocidades. Entre éstas, por cierto, el secuestro y la desaparición de Mordechai Vanunu en 1986, en Italia. Aquí el Mosad israelí (HaMosad leModi’in ulTafkidim Meyuhadim, el Instituto de Inteligencia y Operaciones Especiales de Israel) hace lo que le da la gana desde más de medio siglo, como queda demostrado con las masacres de Argo 16 y de Ustica.
El comercio de órganos humanos está protegido también por los altos mandos de la casta política italiana. Vaya la coincidencia –propio en Italia–, de acuerdo con los informes del Ministerio del Interior, desde el fin de la década de 1980 el número de niños (incluidos aquellos italianos) desaparecidos y nunca y jamás encontrados, resulta en crecimiento exponencial.


En Roma, en el aeropuerto de Fiumicino, el 6 de junio de 2013, la policía de migratoria detenía y arrestaba a Tauber Gedalya, ex alto mando de las Tsahal (Tzava Hahagana LeYisrael, las Fuerzas de Defensa de Israel), y buscado con un código rojo por la Interpol.
El verdugo no se encontraba en Italia por vacaciones, sino por negocios, o más bien para cazar carne fresca, ya que en Italia está activa una red de aprovisionamiento humano que se encuentra exclusivamente en los centros de recepción para minores migrantes que no están acompañados, verdaderos “campos de concentración 2.0” que están bajo la dirección del Palazzo de Viminale (sede el Ministerio del Interior del gobierno italianos).
Ninguna fuerza política en Italia, desde el ex presidente del Consejo Matteo Renzi a el exministro del interior Alfano, desde las fuerzas de la supuesta oposición, desde el M5S hasta Salvini, nunca y jamás han presentado en todos estos años ni siquiera un acto parlamentario respecto a esta materia. ¿Por qué la fiscalía o el parlamento italiano no inician una investigación para abrir la caja de Pandora? Y, sobre todo, ¿por qué los italianos no salen a las calles para detener esta masacre?
Una de las últimas relaciones del Ministerio de Políticas Sociales habla por cierto de la desaparición en los primeros 5 meses de 2016 de 5 241 menores, definidos como “imposibles de encontrar”, pero a los que ninguna autoridad italiana está buscando. En 2015, de acuerdo con datos oficiales e institucionales, en Italia desaparecieron más de 12 000 niños.
El antes mencionado criminal israelí fue detenido por casualidad, gracias a una tremenda corazonada de un policía italiano, Antonio Del Greco, el cual se dio cuenta de algo sospechoso en su pasaporte. Una mirada nerviosa en el pasajero del vuelo Boston-Roma de la compañía italiana, en ese entonces Alitalia, un control por internet y ya tenía la respuesta. El hombre de 77 años, Tauber, en la clandestinidad desde 2010, era buscado por la policía de todo el mundo y luego de una orden de detención internacional emitida por el Estado brasileño de Pernambuco.
El “señor de los órganos” puso en pie a esta organización criminal hace más de 10 años desde las regiones nororientales de Brasil, aprovechándose de la grave situación social, y organizando la aportación de órganos humanos explotados en por lo menos 19 ciudadanos de aquel país, ya que sólo de este número de personas se han encontrado hasta ahora las pruebas.
La metodología era muy sencilla. Una vez identificado el objetivo, el cerco se realizaba mediante de una propuesta en dinero, entre 6 000 y 12 000 dólares. Luego se ponía bajo atención médica (una serie de exámenes en clínicas). Y una vez firmado el contrato, se le llevaba por avión a Sudáfrica, donde con la complicidad de unas cuantas clínicas y médicos, se terminaba el trabajo de extrayendo los riñones.
También el rabino Levy-Izhak Rosenbaum, residente en Nueva York, fue detenido en 2009 bajo la acusación de tráfico de órganos humanos. En 2012 fue por fin condenado a sólo 2 años y medio de cárcel. Una investigación periodística destaca que los israelíes son los protagonistas principales a nivel mundial en el tráfico internacional de órganos.
El periódico estadunidense The New York Times publicó un reportaje –en agosto de 2014– en el que se documenta que los intermediarios en la venta de órganos en Israel han lucrado fuertes cantidades de dinero.
Según otra investigación del New York Times sobre los más importantes casos de venta de órganos desde el año 2000, los israelíes han tenido un papel protagónico en el tráfico de órganos.
Sobre la cuestión de las extracciones no autorizadas de órganos, por parte de Israel, el estadunidense Buró Federal de Investigación (FBI, por su sigla en inglés) ha investigado también por casi 10 años. En este caso no sólo los palestinos eran víctimas.
Hay que volver atrás en el tiempo, hasta el 1992, cuando el entonces ministro de la sanidad israelí, Ehud Olmert, lanzaba una campaña donde se intentaba solucionar el problema de la insuficiencia de órganos, integrando a los donadores de órganos en un registro. Desde ese momento, empezaron a desaparecer jóvenes palestinos en varias aldeas y pueblos de la Cisjordania y de Gaza. Los militares israelíes los regresaban sin vida y con los cuerpos abiertos.
Por muchos años, desde 2001 hasta hoy, circulan no pocas acusaciones contra el patólogo de Estado israelí, Yehuda Hiss, sospechoso de hurto de órganos. Hiss fue director del Instituto forense Abu Kabir de Tel Aviv. El descubrimiento de la presencia de órganos humanos conservados en manera ilegal en dicho instituto llevó al miembro de la Knesset, Anat Mayor, presidente de la Comisión científica del parlamento, a pedir la suspensión inmediata del director, el profesor Yehuda Hiss. Las autoridades fueron puestas en alerta sobre esta conducta sospechosa de Hiss ya desde el 1998, pero hasta el 2001 no abrieron ninguna investigación contra éste.
En 2001 una investigación del Ministerio de la Sanidad israelí descubrió que Hiss hizo parte por muchos años del retiro de órganos en niños, como piernas, ovarios y testículos sin la aprobación de los padres. Y luego participó en la venta de estos órganos en escuelas de medicina, donde venían siendo utilizados para investigaciones y cursos universitarios.
Hiss, que fue nombrado jefe en Patología en 1998, nunca fue inculpado por dichos crímenes, pero en el 2004 fue obligado a dejar la dirección de la morgue nacional luego de muchos años de protestas. Sin embargo siguió siendo el jefe de Patología y, en pocos años, volvió a asumir la dirección del Instituto Forense, a pesar de que en 2009 fue nuevamente inculpado de haber colaborado en la extracción de órganos de mártires palestinos –que habían participado en operaciones militares contra Israel–, con el fin de venderlos en hospitales israelíes.

Rusia pide condena a ataques de coalición a Siria

Reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU tras el ataque contra Siria




Agencias
Rusia ha convocado este sábado una sesión extraordinaria del Consejo de Seguridad de la ONU tras las acciones militares contra Siria que emprendieron EE.UU., Reino Unido y Francia.
Rusia ha presentado ante el Consejo de Seguridad de la ONU un proyecto de resolución que condena el ataque de EE.UU. y sus aliados en Siria y exige de inmediato detener la agresión contra este país.
El documento, cuya extensión es de una sola página, será sometido a votación en esta reunión. El texto condena la "agresión contra Siria por EE.UU. y sus aliados, que viola el derecho internacional y la Carta de la ONU". El proyecto de resolución también contiene el requisito de "detener de inmediato" la agresión contra el país árabe.
El proyecto de resolución también expresa preocupación por el hecho de que los ataques a Siria fueron lanzados en un momento en que los expertos la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) ya "comenzaban a trabajar para reunir pruebas del ataque químico no confirmado en la ciudad de Duma

"Rusia condena de forma enérgica el ataque a Siria", ha afirmado el embajador de Rusia ante la ONU, Vasili Nebenzia, ante el Consejo de Seguridad, que celebra la quinta reunión sobre la cuestión siria de la semana.
Rusia condena de forma enérgica el ataque a Siria
Nebenzia ha asegurado que EE.UU. y sus aliados siguen haciendo caso omiso de las leyes internacionales.
"Están pisoteando la Carta de las Naciones Unidas y la estructura del Consejo de Seguridad", ha afirmado el diplomático, quien ha lamentado también que Washington, París y Londres "han preferido ignorar los llamamientos al razonamiento".

"No hay alternativa a una solución política"

Por su parte, el representante permanente de China ante la ONU, Ma Zhaoxu, ha asegurado que "China siempre ha defendido la solución pacífica de las controversias".
Cualquier acción unilateral viola la Carta de la ONU
"Nos parece necesario que se realice una investigación completa y exhaustiva del ataque químico para llegar a una conclusión fiable. Mientras que esto no se produzca ninguna parte puede prejuzgar el resultado de la investigación", ha indicado Ma Zhaoxu. El diplomático chino ha dejado claro que "no hay alternativa a la solución política" para Siria.

"Cualquier acción unilateral viola los principios de la Carta de la ONU y el derecho internacional", ha enfatizado el diplomático chino, quien, además, ha hecho "un llamado para abstenerse de acciones que pudieran llevar a una escalada" mayor de la tensión.

Ataque sin pruebas

EE.UU. Reino Unido y Francia han decidido bombardear Siria la madrugada del 14 de abril en respuesta al supuesto ataque químico llevado a cabo la semana pasada en la ciudad de Duma (Guta Oriental), del que Occidente acusa al Gobierno de Bashar al Assad sin tener ninguna prueba
El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, aseguró este viernes que Rusia tiene "datos irrefutables" de que el incidente en Duma fue un montaje de un país rusófobo y agregó que los expertos de su país que examinaron el lugar no hallaron "ninguna confirmación del uso de armas químicas".
El embajador ruso en EE.UU. aseguró que habrá consecuencias por el ataque militar desatado contra el Estado sirio por EE.UU., el Reino Unido y Francia.
El presidente ruso, Vladímir Putin, ha señalado que su país "condena con la mayor seriedad el ataque a Siria" y que "con sus acciones, EE.UU. agrava aún más la catástrofe humanitaria en Siria, afecta a la población civil, y de hecho consiente a los terroristas que han estado atormentando al pueblo sirio durante siete años".