lunes, 25 de enero de 2010

LA BIBLIA VS. EL MOVIMIENTO ECUMÉNICO



La filosofía ecuménica se ha propagado ampliamente dentro de Cristiandad. Este ha sido un “tema musical” de la Iglesia Católica Romana desde El Concilio Vaticano II en los años 60s. Es un “tema musical” del Concejo Mundial de las iglesias y de los diversos concejos nacionales y de las asociaciones del clero local. Es un “tema musical” de las sociedades Bíblicas.

La filosofía ecuménica ha permeado el evangelicalismo, desde grupos “para eclesiales” como la Cruzada del Campus y la Juventud para Cristo, y hasta los evangelistas como Franklin Graham y Luis Palau, y a las colegios como Moody y Wheaton y editores como Zondervan y publicaciones como ‘Cristianismo Hoy’ y las organizaciones misionales como los traductores de la Biblia Wycliffe

La filosofía ecuménica se ha metido den la música de los cristianos contemporáneos. En una entrevista con Cristianismo Hoy, Don Moen de música Integridad, dijo: “He descubierto que la música de adoración es trans religiosa, transcultural. CRUZA CUALQUIER DENOMINACIÓN. Veinte años atrás hubo muchas enormes divisiones entre las denominaciones. Hoy creo que las paredes están cayendo. En cualquier concierto que hago, tendré representadas de 30-50 iglesias diferentes”.

La filosofía ecuménica es también un “tema musical” de la iglesia emergente. Brian McLaren epitoma esto llamándose a sí mismo “evangélico, liberal, post-protestante, conservador, místico, fundamentalista, poético, bíblico, carismático, contemplativo, Calvinista, anabaptista, anglicano, metodista, católico, verde, encarnacional, emergente ” (Una Ortodoxia Abundante, subtítulo para el libro).

Sí, la filosofía ecuménica está muy extendida, pero es también patentemente no bíblica. La filosofía ecuménica es refutada por la enseñanza de la Biblia sobre doctrina.

“Como te rogué que permanezcas todavía en Efeso, cuando fui a Macedonia, para que mandases a algunos que no enseñen diferente doctrina (1 Tim. 1:3).

Ya hemos visto lo que la Biblia enseña acerca de doctrina. Hay sólo una fe cristiana apostólica verdadera y se nos ha dado el Espíritu Santo a fin de que podemos saber esa única fe verdadera y se nos manda enseñar esa fe y sólo esa fe a los otros. Así, la filosofía ecuménica es no bíblica. Es imposible reconciliar una posición estricta para la doctrina de la Biblia con cualquier tipo de ecumenismo. Es Imposible respaldar toda la doctrina de la Biblia y ser ecuménico en cualquier sentido.

La filosofía ecuménica es refutada por el mandato de la Biblia para contender ardientemente por la fe.

“Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me fue necesario escribiros exhortándoos a que contendáis ardientemente que ha sido una vez dada a los santos” (Judas 3).

Es imposible tener la disposición mental de luchar por la única fe revelada y ser ecuménico al mismo tiempo. Estos son programas contradictorios. Luchar por la fe es una cosa divisiva que siempre arruina la armonía ecuménica!

La filosofía ecuménica de los falsos maestros que predican herejías es refutada por la advertencia de la Biblia. El Nuevo Testamento está lleno de advertencias acerca de los falsos maestros. Jesús advirtió acerca de ellos durante Su ministerio terrenal (Mat. 7:15-17) igualmente como en Sus mensajes a las 7 iglesias que siguieron a su resurrección y ascensión (Apo. 2:2, 6, 14-16, 20-23). Pablo advirtió acerca de los falsos maestros repetidamente (1 Cor. 15:12; 2 Cor. 11:1-4, 12-15; Gál. 1:6-9; 5:7-12; Fil. 3:17-21; Col. 2:4-8, 20-23; 1 Tim. 4:1-3; 2 Tim. 3:5-13; 4:3-4). Pedro advirtió acerca de ellos (2 Ped. 2). Juan advirtió acerca de ellos (1 Juan 2:18-27; 4:1-3). Judas advirtió acerca de ellos (Judas 3-19).

No hay comentarios: