jueves, 13 de mayo de 2010

MERKEL: EUROPA SE ENFRENTA A SU MAYOR RETO DESDE LA CAÍDA DEL COMUNISMO


Actualizado jueves 13/05/2010 17:44
La canciller alemana, Angela Merkel. | AP
La canciller alemana, Angela Merkel. | AP
Rosalía Sánchez
Berlín.- "El incumplimiento de los compromisos adquiridos supondría un error irreparable porque no sólo será la moneda la que fracase, sino Europa entera, y con ella la idea de la Unión Europea". Con estas palabras, la canciller alemana ha aprovechado la solemne ceremonia de entrega del premio Carlomagno al primer ministro polaco, Donald Tusk, en Aquisgrán, para hacer una dramática llamada a los Estados europeos a respaldar la estabilidad de la moneda única con toda sus fuerzas.
"Europa se enfrenta a su mayor reto desde la caída del comunismo y quizá desde la firma del tratado fundador de Roma de 1957", ha advertido Angela Merkel.
En su discurso, ha dibujado una Europa que se enfrenta a una apuesta de todo o nada: "Si fracasa, las consecuencias serán incalculables, pero si tiene éxito, Europa será más fuerte que nunca". Merkel ha admitido que, con las últimas medidas adoptadas, "los gobiernos han comprometido seriamente la estabilidad económica de los ciudadanos a favor de la estabilidad del euro" e instó a los Estados miembros a "mantener esa promesa".
Tusk asintió a las aseveraciones de la canciller y se esforzó por subrayar la parte más positiva de su discurso: "Puedo ver la crisis, paradójicamente, como una oportunidad para fortalecer y desarrollar Europa", dijo en su intervención el jefe de gobierno de un país aspirante a entrar en el euro pero que, en las últimas semanas, sin embargo, ha dejado de mostrar prisa.
La canciller Merkel no ha querido hacer comentarios acerca de las discrepancias en el seno del gobierno con sus socios liberales de la coalición respecto a los planes anunciados por la Comisión Europea de intervenir presupuestos generales de los Estados miembros antes incluso de que sean aprobados por los parlamentos nacionales. El vicecanciller alemán y ministro de Exteriores, Guido Westerwelle, ha expresado en las últimas horas sus reservas a la posible intervención en la soberanía nacional que supondrá la medida. Merkel, en cambio, no solo es partidaria sino que ha sido uno de los principales impulsores de la idea.
El 53-años de edad, Tusk se honra, entre otros para su aplicación con la aprobación del Tratado de Lisboa de la UE y por su compromiso con las relaciones de buena vecindad con Polonia en Europa. Merkel reiteró que con la firma del Tratado de Lisboa de la UE por Tusk, la Unión Europea (UE) en una "nueva base contractual" se había fijado. Las deficiencias en la legislación comunitaria vigente ahora también en las "consecuencias jurídicas" son fijos. Tampoco están plenamente de acuerdo en los términos del nuevo impuesto a las transacciones bancarias con el que Merkel quiere lastrar al sector financiero, aunque sí consideran necesario en ambos casos el establecimiento de una tasa bancaria y un nuevo impuesto financiero