miércoles, 10 de noviembre de 2010

video Benedicto XVI: "Europa debe abrirse a Dios, salir a su encuentro sin miedo"



En uno de los discursos más teológicos de los últimos tiempos, el Papa llama a que la palabra de Dios "vuelva a resonar gozosamente bajo los cielos de Europa"
MIGUEL MORA 06/11/2010

La homilía del Papa Benedicto XVI en la misa celebrada hoy en la plaza del Obradoiro de Santiago ha sido una reflexión sobre la Europa que peregrinó a Compostela y las aportaciones que debe hacer la Iglesia hacia esta nueva Europa que en el último medio siglo, dijo, ha recorrido un camino de nuevas configuraciones y proyectos.

El Papa vincula el laicismo de la España actual con el anticlericalismo de la República
Unas 2.000 personas reciben eufóricas en Barcelona a Benedicto XVI
Calor en la basílica, frialdad en las calles
Lombardi: "El Papa no quiso ser polémico, quiere encuentro y no choque"
La visita del Papa a Santiago no cumple las expectativas de público

Según Benedicto XVI, la aportación central "se centra en una realidad tan sencilla y decisiva como esta: que Dios existe y que es Él quien nos ha dado la vida. Solo Él es absoluto, amor fiel e indeclinable, meta infinita que se trasluce detrás de todos los bienes, verdades y belleza admirables de este mundo; admirables pero insuficientes para el corazón del hombre. Bien comprendió esto Santa Teresa de Jesús cuando escribió: 'solo Dios basta'".

El Pontífice ha citado diversos pasajes de la Biblia para preguntarse: "¿Cómo es posible que se haya hecho silencio público sobre la realidad primera y esencial de la vida humana? ¿Cómo lo más determinante de ella puede ser recluido en la mera intimidad o remitido a la penumbra?". El Papa se respondió: "Los hombres no podemos vivir a oscuras sin ver la luz del sol (...) por eso es necesario que Dios vuelva a resonar gozosamente bajo los cielos de Europa; que esa palabra santa no se pronuncie jamás en vano; que no se pervierta haciéndola servir a fines que le son impropios. Es menester que se profiera santamente".

En el discurso más teológico pronunciado en los últimos tiempos, el Papa propugnó además que "Europa debe abrirse a Dios, salir a su encuentro sin miedo, trabajar con su gracia por aquella dignidad del hombre que habían descubierto las mejores tradiciones: además de la bíblica, también la de época clásica, medieval y moderna, de las que nacieron las grandes creaciones filosóficas, literarias y culturales de Europa".

Y ha declamado "dejadme que proclame desde aquí la gloria del hombre, que advierta de las amenazas a su dignidad por el expolio de sus valores y riquezas originarios, por la marginación o la muerta infligidas a los mas débiles o pobres" en lo que parecía una referencia velada al aborto.

Sin recordar los abusos cometidos en nombre de ese Dios, Benedicto XVI ha dicho: "La Europa de la ciencia y de la tecnología, de la civilización y la cultura tiene que ser a la vez la Europa abierta a la trascendencia y la fraternidad con otros continentes, al Dios vivo y verdadero desde el hombre vivo y verdadero. Esto es lo que la Iglesia desea aportar a Europa: velar por Dios y velar por el hombre".




No hay comentarios: